Frases célebres

"¡Somos los Sex Bo-Omb y hemos venido para ver cómo Scott Pilgrim os rompe los dientes! ¡Un-dos-tres!"
Kim Pine, "Scott Pilgrim contra el mundo"

viernes, 13 de noviembre de 2009

Bowie


Ya os hablé una vez de mi gata, Chilindri. Ahora toca mi otro gato, Bowie.
Bowie es mucho, mucho, mucho más grande que Chilindri. Tiene dos añazos, y si quiere puede aplastarte. No, en serio, es un gato gigantesco, más de lo normal. Y además, cuando lo cogimos del Arca de Noé (la fundación, no el barquito bíblico), estaba más gordo de lo que está. Decían que le daban de comer a los gatos (la gran mayoría muy "gruesos") Hills, una marca de comida para gatos. Ya sabemos qué no comprar para nuestros gatitos, no vaya a ser que un día lleguen incluso a poder comerte a ti con un solo bocado. Y encima se atrevía a decir que no había que dar a los gatos Whiskas porque así engordan un montón. ¡Como si estuviese flaco Bowie!
Antes se llamaba Tariq, por ser una mezcla de persa y otra raza de gato, porque *clases de Sociales on* no sé si sabéis que Tariq era uno de los militares que capitaneaban los ejércitos musulmanes, junto a Muza, y conquistó la Penílsula Ibérica *clases de Sociales off*. Pero en cuanto vimos a ese gatazo con un ojo azul y otro verde, mis padres decidiero el nombre de Bowie, en honor a David Bowie, que tiene un ojo de distinto color (según dice Marian, tiene algo que ver un compás).
Es un bruto de cuidao, no deja en paz a la pobre Chilindri para darle unos cuantos mamporros. Claro, como es tan pequeña...Es un abusón. Pero le queremos igual. Eso sí, alguna vez se ha llevado alguna torta por parte de mi madre por eso. Es que no puede ser. Tienen que ser amigüitos.
El pobre tose mucho, suponemos que es porque tiene algo por dentro que no consigue sacar. Lo llevamos al veterinario y le recetó un medicamento, y si no funciona y sigue tosiendo, puede que tenga algo en común conmigo: tiene ASMA. Sí, los gatos pueden ser asmáticos, y lo descubrí hace dos días, ná más. ¡Qué cosas!
Y no sólo eso: el veterinario le tocó el lomo y dijo "¡Huy, tiene un bultito!". Averiguó qué era ese bulto tan extraño. Y es...UN PERDIGÓN. Sí, como antes era un gato callejero, pues seguro que algún gracioso que le divierte hacer daño (o incluso matarlos) a los animales le pegó un tiro, algo que se podía haber hecho así mismo si tanto le divierte, cacho capullo. Así que nos ha tocado un gato la mar de curioso. Perdigonazo y supuesto asmático. ¡Qué guay! (Entiéndase la ironía)
Chilindri: ¡Bruto de m...!
Calla, Chilindri. No te metas con Bowie que luego se enfada y ya sabes lo que pasa cuando se enfada
Bowie: Eso lo debería de tener ya clarito, ¿verdad, Chilindri?
Chilindri: ¡No, no me pegues, que soy muy guapa para morir!
Un poquito creidilla esta gata.
Bowie: Un poquito, nada más. Y mira, porque me da la gana, me despido yo de vosotros, lectores humanos. ¡Hasta la próxima! Miauuuu
Será cabrito...
Bowie: No soy cabrito. Soy gatito =3

2 comentarios:

-JaVi- dijo...

QUE COSA MÁS MONAAA!(LL) ^^ xDD

Claudia dijo...

Ya ves, Javi. Si es que mis gatos son así de hedmosos ^^